Laza

El municipio de Laza se define con dos palabras: tradición, representada en su Carvanal, de fama mundial, y naturaleza, por ser tierra de impresionantes montañas en las que se oculta un pequeño valle repleto de vida, el de Laza.

Laza (450 m de altura, 560 habitantes) es la capital municipal y la cabecera del valle que lleva su nombre, regado por el río Támega. Tiene una hermosa iglesia parroquial, terminada en 1701 en estilo toscano y con notables retablos barrocos de artistas como Mateo de Prado.

Pero el espacio más conocido de la villa es la plaza de A Picota, donde en tiempos se ejecutaban los reos de la Inquisición y que hoy simboliza la imagen del famoso Carnaval de Laza.