A Gudiña

A Gudiña ocupa una posición estratégica como paso natural de las comunicaciones que unen Galicia y la Meseta. Es la principal puerta de entrada por el sur a la comunidad gallega, que comienza poco antes, en tierras de A Mezquita.

Si algo imprime personalidad al municipio de A Gudiña es su condición de histórico pórtico de entrada a Galicia por el sur de esta comunidad, procediendo de Castilla y León. Esta condición se reforzó desde la construcción de la carretera nacional, en el s. XIX, y el ferrocarril, a principios del XX. La actual autovía A-52, que atraviesa el municipio por su parte norte, no ha hecho que pierda esta condición y sigue siendo el primer lugar de parada en Galicia para muchos automovilistas. Pasa también por aquí la línea férrea Zamora-Ourense.

Debido a esta condición, la restauración es el principal reclamo de la capital municipal, con establecimientos ya históricos y otros recientes en los que se degusta la rica gastronomía local, fundamentada en los productos de las carnes de especies como el cerdo y el cordero criados en la zona. A Gudiña ofrece todos los servicios necesarios para viajeros y visitantes. También artesanía y productos autóctonos.